martes 16 de julio de 2024

Eurocopa

En el Allianz Arena del Bayern de Múnich, Alemania y Escocia protagonizan el cotejo inaugural

El campeonato europeo de selecciones marcará la despedida del fútbol profesional de Toni Kroos, estrella de la selección teutona
Una vista interior del estadio Allianz Arena de Múnich donde este viernes se inaugura la Euro 2024. Foto: EFE
Una vista interior del estadio Allianz Arena de Múnich donde este viernes se inaugura la Euro 2024. Foto: EFE

Múnich / EFE

Alemania y Escocia darán el pistoletazo de salida a la Eurocopa con un duelo, correspondiente al Grupo A, marcado por el inicio del final de la carrera de Toni Kroos, que cerrará una trayectoria intachable de 17 temporadas en las que emergió como uno de los mejores centrocampistas de las dos últimas décadas.

Kroos comenzará a decir adiós en la que un día fue su casa. El Allianz Arena del Bayern Múnich, club en el que se formó desde cadete y en el que debutó como profesional, será el escenario de la primera de sus despedidas. Como mínimo serán tres (también se enfrentará a Hungría y Suiza), pero sería un fracaso descomunal para Alemania acabar eliminada en la fase de grupos.

A partir de este viernes, desde las 15.00 (hora boliviana), en cuanto el árbitro Clément Turpin decrete el inicio del choque, cada balón que acaricie Toni Kroos será casi una última degustación para los amantes del buen fútbol, que a nivel de clubes despidieron hace casi dos semanas al mediocentro germano en la final de la Liga de Campeones que el Real Madrid ganó al Borussia Dortmund.

Kroos salió victorioso de ese primer asalto. Levantó su sexta Copa de Europa y junto a Nacho, Modric, Carvajal y Gento se convirtió en el único jugador de la historia en sumar esa cantidad de títulos. Ahora quiere añadir a sus vitrinas la Eurocopa, un trofeo que se le resiste, el único de una colección de vértigo que llega hasta las 33 victorias.

Tal vez, esa necesidad de ganar todo, junto a la llamada del seleccionador Julian Nagelsmann, provocó el regreso de Kroos a la “Mannschaft” casi tres años después de anunciar que se retiraba de la selección alemana (exactamente, el 2 de julio de 2021). Su vuelta, es un alivio para la sala de máquinas de un equipo que desde que ganó el Mundial en Brasil 2014 sólo acumula decepciones.

Toni Kroos (der.) junto a su compañero Thomas Muller celebran un gol ante Países Bajos en el mes de marzo. Foto: EFE

 

A enderezar el rumbo

Eliminado en la fase de grupos en Rusia 2018 y en Catar 2022, y fuera de juego en los octavos de final de la pasada Eurocopa, el combinado dirigido desde hace apenas nueve meses por Nagelsmann, sustituto de Hansi Flick, necesita dar un golpe encima de la mesa para instalarse de nuevo en lo más alto del planeta fútbol y brindar a Kroos una digna despedida.

Con el regreso de Kroos, Nagelsmann ha reseteado su centro del campo y ha introducido a Robert Andrich como peón necesario para equilibrar a su selección. El medio del Bayer Leverkusen, inédito en las convocatorias de Alemania hasta los 29 años, será el compañero perfecto para el ya ex jugador del Real Madrid. Uno pondrá la pluma y el otro la espada: calidad y músculo al servicio de Alemania.

 

Escocia

¿Y Escocia? El combinado británico no quiere ser un simple invitado a la fiesta de Kroos en el Allianz Arena. Bajo las órdenes de Steve Clark desde 2019, ha conseguido una pequeña resurrección después de décadas inédito en los grandes torneos. Consiguió clasificarse para la pasada Eurocopa después de 22 años ausente de todas las fases finales y volvió a conseguir otro éxito tras lograr un billete para Alemania.

Escocia planteará peleará con sus armas: es un equipo físico, peligroso a balón parado y que vive del corazón de Scott McTominay y de la clase John McGinn. Andrew Robertson, tocado en un tobillo, y Paul Tierney, también aportan a un grupo que perdió a última hora Lyndon Dykes, su delantero referente que será sustituido por Ché Adams, un jugador que no es un atacante puro.