martes 16 de julio de 2024

Bolivia en EEUU 1994

El Bigotón cuenta: “Pensé que era el momento de Etcheverry porque los alemanes le temían”

En su libro Difícil de entender, imposible de olvidar, Xabier Azkargorta brinda detalles de la inclusión del “Diablo” contra Alemania, hace 30 años en la inauguración de la Copa del Mundo en Estados Unidos. También cómo armó la nómina para la cita.
Momento en el que Arturo Brizo expulsa a Marco Etcheverry en el primer partido del Mundial EEUU 1994.
Momento en el que Arturo Brizo expulsa a Marco Etcheverry en el primer partido del Mundial EEUU 1994.

Sports 360 / La Paz

Marco Antonio Etcheverry fue la figura de toda la eliminatoria sudamericana para la Copa del Mundo de Estados Unidos 1994. Con sus diabluras condujo en la cancha a la selección para la clasificación por mérito propio al torneo de la FIFA.

Una grave lesión sufrió el 16 de noviembre de 1993 se rompió el ligamento cruzado de su rodilla izquierda. La lesión se registró en Santiago, jugando para el Colo Colo, un rival de Universidad cayó con todo su peso sobre la pierna del astro boliviano.

Un jugador de Universidad de Chile cae sobre la pierna izquierda de Etcheverry y le provoca una grave lesión. Fue en noviembre de 1993. 

 

Su recuperación fue lenta. Se puso en duda su presencia en el Mundial.

El país siguió atento el largo periodo de recuperación y un sentimiento de alegría y esperanza se vivió cuando el 17 de junio de 1994, durante el segundo tiempo del partido inaugural del Mundial de Estados Unidos entre Bolivia y Alemania, el técnico Xabier Azkargorta instruyó su ingresó a la cancha.

Estuvo en cancha pocos minutos. El juez mexicano Arturo Brizio le mostró tarjeta roja por considerar grave una falta sobre el alemán Lothar Matthäus.

Azkargorta recuera en su libro Difícil de entender, imposible de olvidar ese momento.

¿En qué momento se animó a ponerlo en el partido?

“Entrada la segunda parte pensé que era el momento de Etcheverry por dos razones: una porque los alemanes le temían y estaban más cansados que nosotros; y la segunda era que quería que se liberara de la angustia y presión de jugar un Mundial".

Y duró poco en la cancha…

"Lamentablemente duró unos minutos. Su patadita a Matthäus fue sobreactuada por éste y apoyada por un árbitro -amigo de los grandes y obediente de las directrices marcadas-, llamado Arturo Brizio"

"Marco fue expulsado y castigado con dos partidos. A menudo me he preguntado por qué un país como México tiene siempre árbitros en finales o fases finales con más frecuencia que cualquier otro país"

¿Cómo vio luego el partido?

"Con diez seguimos apretando y los alemanes pedían tiempo, fatigados. No pudimos igualar, pero demostramos al mundo entero que podíamos jugar de tú a tú contra cualquier equipo. Estábamos orgullosos pero tristes por el hecho de no poder contar con el Diablo".

"Volvimos a Boston y nos pusimos a preparar el partido con Corea".

¿Qué pensó para su inclusión en la nómina final?

"Había un par de decisiones que me costó tomar. Una la de Etcheverry, pues había llegado justo de preparación, pero por jerarquía y liderazgo convenía que estuviera en el grupo. Podía guardarlo en los primeros partidos y utilizarlo en el tercero y decisivo ante España. Decidí incluirlo"

"El otro era Juan Manuel Peña. Había sido expulsado injustamente en Montevideo y le habían sancionado con tres partidos de suspensión. Cumplió uno y le quedaban dos".

"Contra Alemania y Corea no podía jugar, pero traer a otro en su lugar no me convencía y prefería tenerlo para el tercer partido con España, donde podía haber bajas por tarjetas o lesiones. También decidí que estuviera".

Y el resto de la convocatoria…

"Me dolía que algunos jugadores que habían participado en eliminatorias no estuvieran en la fase final, pero es ley del fútbol. No podía llevar a todos".