martes 16 de julio de 2024

Eurocopa 2024

Italia llega a Alemania para revalidar su título, pero con muchas dudas en su juego

Con nuevo entrenador y con varias bajas los actuales campeones afrontarán el torneo europeo de selecciones
Jugadores de Italia celebran un tanto en uno de sus partidos de la eliminatoria al torneo europeo. Foto: EFE
Jugadores de Italia celebran un tanto en uno de sus partidos de la eliminatoria al torneo europeo. Foto: EFE

Roma / EFE

Italia llega a Alemania con la confianza de ser la actual campeona de Europa, pero con la obligación de defender su corona mientras navega en un mar de dudas y de incertidumbre respecto a su juego, envuelta en varios escándalos y con el pesado recuerdo de no haber jugado los dos últimos mundiales.

La 'Azzurra' encontró en 2021 un oasis en mitad del desierto. Después de perderse un mundial, el de 2018, consiguió tocar el cielo con la Eurocopa de Wembley, una alegría efímera que duró hasta que volvió al infierno tras quedarse fuera del Mundial de 2022.

Dos fracasos históricos enmarcados en una montaña rusa de emociones para una de las potencias mundiales de este deporte que pretende volver a limpiar con una buena actuación en Europa. Pensar que el objetivo de los italianos es volver a levantar el título es irreal, porque ni el nivel de la plantilla ni las circunstancias son suficientemente favorables como para pensar en algo que, en el hipotético caso de darse, sería una hazaña histórica.

 

Lesiones

Italia llega mermada ya en defensa por las bajas de Giorgio Scalvini (Atalanta), por una rotura en el ligamento cruzado anterior en un partido en el que su equipo no se jugaba nada, y de Francesco Acerbi (Inter), este último acusado en su momento por haber proferido insultos racistas al brasileño Juan Jesús (Nápoles) y apartado de la selección durante unos días en marzo hasta que se esclareció todo.

La falta de pruebas liberó a un Acerbi que acabó entrando en la convocatoria de Luciano Spalletti, pero al que una pubalgia privó de estar en este torneo continental.

Tampoco estará Domenico Berardi (Sassuolo), fijo en el extremo para el seleccionador italiano, lesionado en el Tendón de Aquiles.

Los líos de racismo y de lesiones no han sido lo único que durante el año ha sido protagonista en Italia, que se ha visto envuelta en casos de apuestas.

Luciano Spalletti tomó el mando de Italia en noviembre del año pasado.

 

Cambio de entrenador

La llegada de Luciano Spalletti al banquillo, arquitecto del Nápoles campeón en la 2022-23 y artífice de uno de los equipos más temidos en la historia de Italia, pareció dar una bocanada de aire fresco tras la marcha de un Roberto Mancini ya desgastado.

Pero lo cierto es que Italia, pese al cambio de líder, se clasificó por la mínima a esta Eurocopa. Quedó segundo en su grupo, empatado a 14 puntos con Ucrania, contra la que empató 0-0 en la última jornada de clasificación para sellar su billete de la manera más rácana.

Pese a que las sensaciones no son especialmente buenas, Italia sólo ha perdido un partido bajo los mandos de Spalletti. Fue ante Inglaterra, en Wembley, el 17 de octubre de 2023.

Con Gianluigi Donnarumma como fijo bajo los palos, Italia se presenta a la Euro sin estar anclada a un sistema fijo como hacía con Mancini y su defensa de tres. Ahora puede alternar con facilidad a la línea clásica de cuatro al tener jugadores de todos los perfiles en esa línea defensiva. La verdadera fuerza reside en el grupo.